Una niña de 12 años muere en Yemen tras tres días de parto

Una niña yemení de 12 años que fue obligada a casarse con un hombre mayor que ella ha fallecido en el parto, en el que también ha perdido la vida el bebé, según informó este martes la organización Seyaj, que actúa en defensa de los derechos de la infancia en Yemen.



La menor, Fawziya Ammodi, estuvo hasta tres días de parto antes de morir desangrada en un hospital el pasado viernes. "Aunque la causa de su muerte ha sido la falta de asistencia médica, la realidad es la falta de educación en Yemen y el hecho de que los matrimonios con niños siguen ocurriendo", denunció el presidente de la ONG, Ahmed al Qureshi, en declaraciones recogidas por la CNN.


La mitad de las niñas yemeníes, casadas antes de los 18 años

Nacida en una familia muy pobre de la localidad de Hodeidah, Fawziya fue obligada a dejar la escuela y a casarse con un hombre de 24 años el año pasado, una práctica muy común especialmente en la costa yemení del mar Rojo.

Más de la mitad de las niñas yemeníes se casan antes de cumplir los 18 años, muchas de las veces con hombres mucho mayores que ellas que tienen otras mujeres, según un estudio de la Universidad de Sanaa.

Aunque no se conocen los motivos por los que la familia de Fawziya decidió obligarla a casarse, las razones varían según las situaciones concretas de cada familia.

En ocasiones, los motivos son económicos, ya que algunos padres reciben una buena suma de dinero con la que pagar sus deudas.

Pero muchas veces los padres obtienen la promesa del marido de que esperará a que la niña sea mayor para consumar el matrimonio.


El Parlamento yemení intentó aprobar una ley el pasado febrero que situaba la edad mínima para casarse en 17 años. Pero esta propuesta no salió adelante porque muchos diputados argumentaron que violaba la 'sharia' o ley islámica.

.
http://www.redfeminista.org/

2 comentarios:

marisa dijo...

¡Cuánto horror! La mujer siempre sometida a las leyes religiosas y luego la demagogia de la "libertad religiosa", en fin qué vergüenza y qué tristeza.
Este año trabajaré alguno de estos textos en clase.Un abrazo

Desde mi ventana dijo...

Pues si Marisa, sin duda es tremendo.
Un saludo

GUERRAS OLVIDADAS